Please assign a menu to the primary menu location under menu

Relojes

Grandmaster Chime de Patek Philippe: un reloj de pulsera digno de un Rey

Patek Philippe conmemora su 175 Aniversario con un reloj de pulsera realmente excepcional: el Grandmaster Chime, valorado nada menos que en 2.43 millones de euros.

El Grandmaster Chime está fabricado con oro de 18 quilates y cristales de zafiro. Y sin duda está destinado a ocupar un lugar de honor dentro de la historia de la alta relojería. Se trata del reloj más caro y complicado de esta manufactura suiza.

Este reloj, con número de referencia 5175, es completamente reversible. Es decir, cuenta con dos caras. Una que muestra las horas y otra para el calendario. La caja tiene la capacidad de girar verticalmente para permutar entre ambas caras. Toda una obra maestra de la micromecánica, que incorpora 20 complejos mecanismos, conformados por un total de 1.366 partes. Incluso dos de estas complicaciones son totalmente originales.

La caja del reloj Grandmaster Chime está construida en oro blanco de 18 quilates. Destaca por su gran tamaño: 47.4 mm de ancho y viene grabada a mano en la mayor parte de su superficie. Patek Philippe dedicó 8 años para desarrollar esta extraordinaria pieza. Solamente la caja llevó 4 años. Lo cual se entiende, cuando se conoce que tiene la friolera de 214 componentes.

La mayor joya de esta magnífica obra de relojería es una gran sonería. Es una de las complicaciones más extrañas y se encarga de tocar automáticamente las horas y los cuartos en tres timbres. Para conseguir este reto, se incorporó un doble barrilete. La reserva de marcha es de 30 horas. Cuando no se necesita la gran sonería, el reloj se puede colocar en modo pequeña sonería o si se prefiere en silencio.

Para adquirir este complicado reloj de pulsera, no solamente hay que tener casi €2.5 millones, sino hay que demostrar a Thierry Stern, Presidente de Patek Philippe, una gran pasión por los relojes de la compañía.

Únicamente se fabricarán 7 exclusivos del Patek Philippe Grand Master Chime. Una de las piezas permanecerá en el Museo que Patek Philippe tiene en Ginebra. Las otras 6 serán destinadas a renombrados coleccionistas. Hay que resaltar que cada unidad lleva un singular grabado en la caja.

 

Leave a Response