Please assign a menu to the primary menu location under menu

Motor

Lexus LFA, el poder de la ingeniería artesanal

El Lexus LFA que fue presentado en la 41ª edición del Salón Internacional del Automóvil de Tokio, constituye uno de los mayores logros en la industria automovilística. Qué además cambia por completo el concepto de superdeportivo de este siglo XXI.

La combinación de un poderoso motor V10, con una ligera estructura de fibra de carbono, permiten obtener las mejores prestaciones. En la pista vuela como ninguno, gracias a una velocidad punta de 325 km/h, que le da la posibilidad de llegar a los 100 km/h en tan solo 3,7 segundos.

Su fabricación está limitada a 500 unidades, para mantener el carácter totalmente exclusivo de este súper deportivo. Esta auténtica obra maestra, servirá de inspiración para dar vida a la nueva gama Lexus.

En cuanto a la carrocería del Lexus LFA, ha sido desarrollada a partir de un novedoso material de construcción, que ha sido convenientemente reforzado con fibra de carbono (CFRP). Con esto se ha conseguido aligerar bastante el conjunto y dotarle de una mayor resistencia, aparte de algunas ventajas estéticas.

Si echamos una mirada al habitáculo, nos encontraremos que ha sido preparado  con materiales de primera calidad y totalmente ensamblado a mano. En el cuadro de instrumentos, el gran protagonista es el tacómetro, que podemos cambiar de aspecto mediante una pantalla TFT, dependiendo del tipo de conducción. De manera que cuando el LFA entra en modo deportivo, los números visibles en la pantalla adquieren mayor tamaño e intensidad.

El emocionante rugido de este coche no es pura casualidad. El ingeniero Jefe del Lexus LFA, Haruhiko Tanahashi, ha trabajado codo con codo con la división de instrumentos musicales de Yamaha, para conseguir afinar las notas del motor hasta obtener un sonido perfecto.

En el corazón de este impresionante deportivo, hallamos un motor atmosférico V10 de 4,8 litros, hecho a medida, que rinde 560 CV de potencia. Previamente ha pasado por un exigente banco de pruebas en el famoso circuito de Nürburgring (Alemania). La potencia está siempre bajo control gracias a una rápida caja de cambios automática y secuencial de seis velocidades.

Más de 350.000 euros costaban las primeras unidades que se empezaron a vender del Lexus LFA en 2010. Hoy en día este modelo puede alcanzar cifras muy superiores.

Leave a Response