Please assign a menu to the primary menu location under menu

Relojes

Balancier, lo último de Greubel Forsey llega con un volante único

Greubel Forsey cuenta en su catálogo con un conjunto de complicaciones a cada cuál más impresionante. Como por ejemplo, la  Grande Sonnerie. De ahí que no nos puede sorprender, que en esta ocasión se haya atrevido con una pieza cuando menos original. Nos referimos al reloj Balancier, un guardatiempo que destaca por su sobriedad y que cuenta con un único volante.

Balancier es un reloj de una creatividad inaudita, como queda reflejado en la asimetría de la caja, uno de los elementos más representativos de esta maison. El volante está lleno de infinidad de detalles, que sin dudan llevan el sello de Greubel Forsey. Su elegancia, la pureza de sus formas, su impresionante esfera y la increíble estructura del volante, son solo algunas de las características más sobresalientes.

Tampoco podemos dejar pasar por alto el perlado de las manecillas, así como la cita que se encuentra grabada en el fondo del reloj. En lo que se refiere al volante, éste viene con seis tornillos de oro de manufactura propia. La mecánica de este volante produce un poder regulador único, que asegura una espectacular estabilidad a nivel cronométrico.

La calidad del diseño también es sobresaliente, como podemos comprobar en el extraordinario pulido del puente del volante, hecho completamente a mano. Todos estos trabajos demandan una gran destreza por parte de los maestros relojeros.

El movimiento manual está formado por 269 componentes y 37 rubíes, y se pone en funcionamiento gracias a un doble barrilete. Dispone de funciones de horas, minutos y segundos, y tiene una reserva de marcha de 72 horas.

La caja de 43.50 mm  de diámetro está construida en oro gris. También es de oro el anillo de las horas que hallamos en la esfera. El indicador dorado de la reserva de marcha y del pequeño segundero tiene efecto mate y está grabado con laca negra. Comentar también que las cuatro manecillas azuladas están realizadas en acero.

Para completar esta pieza de auténtico lujo, el Balancier viene vestido con una correa de cocodrilo cosida a mano, a la que se le ha añadido un broche de oro con el emblema de Greubel Forsey. Este modelo en oro gris, llega en una producción limitada a 33 ejemplares.

Leave a Response