Please assign a menu to the primary menu location under menu

Relojes

Datograph Perpetual Tourbillon, el A. Lange & Söhne más exquisito

Hoy vamos a hacer un pequeño viaje en el tiempo, hasta la edición del Salón Internacional de la Alta Relojería (SIHH), que se celebró el pasado año en Ginebra. Una edición donde sobresalió de forma especial el Datotograph Perpetual Tourbillon de A. Lange & Söhne. Probablemente la pieza más importante de la firma alemana para en el 2016.

El A. Lange & Söhne Datotograph Perpetual Tourbillon dejó con la boca abierta a todos los presente, no solo por la belleza de sus formas, sino especialmente por sus espectaculares características técnicas. Y es que este modelo, que es una actualización de la versión anterior, llega nada menos que con tres complicaciones y cinco funciones complementarias.

Este impresionante reloj se presenta en una exclusiva edición de solo 100 ejemplares, lo que a buen seguro llamará la atención de numerosos coleccionistas alrededor de todo el planeta.

Una caja de platino de 14,6 milímetros de grosor x 41,5 de diámetro, es la que se encarga de dar acogida a un complejo mecanismo Lange Caliber L952.2, que cuenta con 50 horas de reserva de marcha. Este movimiento incorpora más de 700 piezas, entre las que destaca el espiral del volante, los tornillos antichoque que incorporan un regulador excéntrico o el muelle con forma de cuello de cisne.

El nombre de Datograph se refiere a esta clase de cronógrafo con rueda de transmisión, que incluye función de vuelta atrás, gran fecha de Lange, función Flyback y totalizador de los minutos saltantes.

Este calendario perpetuo saltante, además de mostrar las típicas indicaciones del calendario perpetuo, como el día de la semana, el mes o el año bisiesto, también enseña fases lunares. Este mecanismo tiene la ventaja que no le hace falta ningún ajuste.

En cuanto al delicado tourbillon, se puede admirar a través del cristal de zafiro. Podremos ver como gira una vez cada 60 segundos sobre su propio eje, para compensar la influencia que tiene la gravedad sobre el volante excéntrico. El indicador de la reserva de marcha ubicado al final de la escala taquimétrica, nos avisa cuando tenemos que darle cuerda al reloj.

Además el Datotograph Perpetual Tourbillon exhibe una esfera negra de plata, que contrasta maravillosamente con las manecillas y los indicadores de oro rodinizado. La correa es de piel de cocodrilo en color negro y con pespuntes a mano. Mientras que la hebilla desplegable está fabricada en platino. El precio de esta maravillosa pieza está por encima de los 300.000 euros.

 

 

Leave a Response