Please assign a menu to the primary menu location under menu

Relojes

Franck Muller presenta tres exclusivas piezas esqueletadas, que traspasan los límites de la imaginación

Franck Muller es una prestigiosa manufactura de relojes de lujo, conocida en todo el mundo por sus originales complicaciones y exclusivos diseños. Para comenzar el año, nos devela tres magníficas piezas esqueletadas con una atrevida estética, que impresionan desde el primer instante.

Primero nos encontramos con el Gravity Skeleton, un reloj que se convierte en la primera pieza esqueletada de la colección Gravity. Una particularidad de este guardatiempo, la observamos en los puentes, que adoptan diferentes formas cóncavas y convexas, lo que le confieren un diseño singular.

El sublime mecanismo que se puede apreciar a través del cuerpo esqueletado, te enamora desde el principio. Los pilares de un tourbillon tradicional se han convertido en un círculo elíptico, aportándole un aspecto tridimensional.

La caja (disponible en acero inoxidable, carbono, titanio con tratamiento de PVD u oro de 18 quilates) luce una arquitectura de lo más osada, muy al estilo de la gama Gravity. Entre sus principales características destaca un calibre CS- 03.SQT, reserva de marcha de 5 días y correas en piel de cocodrilo o nylon.

Ahora le toca el turno al Vanguard Skeleton Sapphire. Gracias a su caja fabricada completamente en zafiro, nos permite admirar con todo detalle su mecanismo. Manipular un material como éste, requiere de una precisión fuera de lo normal.

Tanto la caja de 44 mm de diámetro, como el bisel y el fondo, han sido pulidos partiendo de un único bloque de zafiro. Todo este delicado proceso lleva más de cuatro meses para completarse. El movimiento mecánico manual, cuenta con una reserva de marcha de 60 horas. La correa de aligátor contrasta con su estética transparente.

Finalizamos con el Vanguard 7 Days Power Reserve Skeleton, una pieza que proporciona la visión deslumbrante de un mecanismo hecho mano in-house, que asegura una reserva de marcha de 7 días. Los puentes achaflanados a mano, no solo muestran un movimiento mecánico manual, sino también un contador de segundos a las 6 en punto.

Su diseño deportivo conserva el ADN de la línea Vanguard. Esta pieza llega en cuatro modelos: acero inoxidable, carbono, titanio con tratamiento PVD y oro de 18 quilates. El conjunto lo completa una correa de goma con nylon.

Leave a Response