Please assign a menu to the primary menu location under menu

Relojes

Historiador Clásico de Cuervo y Sobrinos

Baselworld 2016 fue el punto de partida para una de las piezas más minimalistas que hemos visto en los últimos tiempos. Nos referimos al Historiador Clásico de Cuervo y Sobrinos, un reloj atemporal, que va más allá de las modas actuales y que lleva el sello de su alma mater Eusebio Leal.

Para los que no la conozcan, hay que decir que la Colección Historiador nació de un antiguo diseño, hallado en los archivos de esta compañía fundada en La Habana. Sus estética mantiene las líneas clásicas propias de los años 50, y que se reflejan tanto en la forma de la caja, como en la voluptuosidad de sus asas.

Este reloj manual de tres agujas llega en una caja de acero de 40 mm de diámetro y tan solo 7,10 milímetros de altura. Se presenta además en tres versiones, que se diferencian por el color de su esfera: plata, azul o cobre. Todas ellas vienen con tratamiento galvanizado y tienen una estanqueidad de 3 bar.

Además de indicar horas y minutos, el Historiador Clásico incorpora un pequeño segundero en un dial a las 6 horas. La parte central luce una decoración del tipo “Clous de Paris”. Mientras que el anillo que acoge la escala de minutos es de tipo ferrocarril. También encontramos números romanos para cada cuarto e índices con acabado “soleil” para marcar las horas.

La carátula viene protegida por un doble cristal, muy parecido también a los que se usaban a mitad del siglo pasado. Pero lógicamente, en esta ocasión, fabricado en zafiro. En su interior late un calibre CYS 2052 con 17 rubíes, que está basado en un ETA 7001. Además, viene especialmente decorado para la ocasión y se puede admirar a través del fondo transparente de la caja.

Por otro lado, la frecuencia de oscilación es de 21.600 alternancias por hora y tiene una reserva de marcha de 42 horas. El conjunto se completa con una correa en piel de aligátor de Louisiana, que incorpora un cierre desplegable en acero, que lleva el logotipo del fabricante grabado.

Sin lugar a dudas, el Historiador Clásico es una alternativa sencilla pero elegante. Y es que su encanto reside en la armonía de sus formas.

Leave a Response