Please assign a menu to the primary menu location under menu

Motor

Camioneta Ford de 1932 + motor Ferrari = 950 caballos de potencia

¿Te imaginas montar un motor Ferrari V8 en una camioneta Ford de 1932? El resultado es una “bestia” de nada menos que 950 caballos de potencia. Este “híbrido” es sin duda uno de los vehículos más extravagantes con los que nos podemos topar.

Si lo pensamos fríamente, este vehículo pudo haber sido realidad, si en su momento, Ford se hubiera hecho con la célebre compañía de automóviles deportivos, con sede en Maranello.

Sus creadores partiendo de una furgoneta Ford de 1932, han realizado una serie de modificaciones, entre las que destaca la inclusión de un poderoso propulsor Ferrari de 8 cilindros en V. A este motor de 3.0 litros de capacidad, se le ha añadido dos turbocompresores Turbonetics, un radiador construido en aluminio, unos intercoolers de la firma Mishimoto, así como una caja de cambios manual de seis velocidades con embrague deportivo.

Los neumáticos de 18 pulgadas, llevan enormes discos de freno de 15 con cuatro pinzas y forman parte de algunos de los elementos que ha aportado Ferrari. Externamente sobresale una completa jaula de protección. En lo que se refiere al chasis, integra unas trabajadas suspensiones independientes.

Pero eso no es todo, porque el habitáculo tampoco se ha descuidado, con una espectacular instrumentación digital y unos asientos de carreras de última generación, que incluyen cinturones de seguridad con cinco puntos de anclaje, con los que se refuerza el carácter deportivo de este singular vehículo.

Esta “mezcla” de furgoneta Ford con motor Ferrari, nos recuerda a los hot rod. Se trataba de los vehículos que participaban en las carreras de aceleración, que por espacio de 400 metros lograban alcanzar un ritmo desenfrenado, que les hacían alcanzar en algunos casos los 400 km/h.

Hay que decir que los dueños de esta cuando menos original camioneta, la pusieron a la venta por 250.000 dólares (al cambio, alrededor de los 230.000 euros), que fueron pagados “religiosamente” por algún coleccionista.

 

Leave a Response