Bel-Air tendrá la Mansión más cara de Estados Unidos

Mansión en Bel-Air

Una de las noticias que más ha dado que hablar esta semana en el sector inmobiliario, es la construcción en lo alto de una colina de la ciudad de Los Ángeles, de una de las residencias más grandes en la historia de Norteamérica. Ya podemos confirmar que Bel-Air tendrá la Mansión más cara de Estados Unidos.

Se trata de una impresionante propiedad localizada en el lujoso barrio de Bel-Air, que está siendo construida por Nile Niami, un famoso productor de Hollywood, que espera venderla una vez que finalice, por la friolera de 500 millones de dólares (al cambio casi 450 millones de euros). Esta cifra establecerá un nuevo récord en el mercado inmobiliario.

La Mansión más cara de Estados Unidos ocupará un área de casi 9.300 m2 y tardará alrededor de 20 meses en terminarse. Este gigantesco proyecto tendrá dos veces el tamaño de la Casa Blanca, la Residencia Oficial del Presidente de los EE.UU.

La residencia principal de este exclusivo complejo superará los 6.900 metros cuadrados. El resto de las dependencias incluye tres casas de menor tamaño, un garaje con capacidad para una treintena de vehículos, un pub nocturno, un amplio cine privado con casi 50 asientos y como guinda, un  casino al más puro estilo del Principado de Mónaco.

La vivienda estará inspirada en los fondos marinos. Por ejemplo, en un dormitorio habrá un tanque con agua de mar lleno de medusas, mientras que en el techo de otra de las habitaciones, se colocará un sistema de iluminación, que se encargue de reflejar en las paredes diferentes criaturas marinas.

Como puede ver, aparte de una situación privilegiada, la que será la Mansión más cara de Estados Unidos, podrá presumir de una serie de comodidades y servicios que normalmente solo se encuentran en Hoteles de 5 estrellas, de manera que su afortunado propietario no tendrá que salir de casa para disfrutar de una gran variedad de opciones de entretenimiento.

Y para completar este equipamiento de auténtico lujo, no faltarán nada menos que tres piscinas al aire libre, una de ellas de borde infinito, y otra cubierta, además de un gimnasio, un balneario y una bolera.

El original diseño de la casa, que dispone de enormes ventanales que van desde el techo hasta el suelo, permite que desde el interior se pueda admirar el centro urbano de Los Ángeles, las montañas de alrededor e incluso el Océano Pacífico. Si esto no le basta, le sugerimos que suba al ascensor, que le llevará a la azotea de la vivienda, desde dónde podrá divisar unas impresionantes vistas.

 

 

 

Deja un comentario